Por esa súplica al Padre haré grandes gracias de protección

Dios Padre: Lunes 7 de Julio de 2014 (10 am)

Ven, hija, escucha Mi Palabra. Amen.
En el universo, una infinitad de angeles se están preparando por la batalla final.
Vosotros, que sois inmersos en la oración hecha en la Divina Voluntad,
habed la sabiduría de pronunciar esas mismas palabras.
Yo les solicito ofrecerlas cada día como un deber diario.
Podéis decirlas a cualquier hora, pero que sea una oración constante.

<< Mi alma está triste, Señor, y el pecado se encuentra por doquier;
Hay egoísmo y el orgullo domina a las criaturas.

Ahora vengo a implorarTe, querido Padre, la Misericordia Divina,
que pueda reparar cualquier engaño de usurpación en el Codigo de Derecho Canonico,
y en la Divina Voluntad pido protección y ayuda.
Pido que todos los sufrimientos ofrecidos para nuestro querido Jesús
sean ahora ofrecidos para nosotros también, pobras criaturas,
de manera que Su dolor por la salvación de las almas no haya sido en vano.  

O mi alma, firmamente me abandono a la Voluntad de Dios,
implorando, por mí y por mis seres queridos, fidelidad y coherencia con los Diez Mandamientos,
y que (mi alma) no se separe de ellos nunca jamás.

Mi Señor Jesús, sé el Juez de la Misericordia Divina,
el Libertador de las almas del Purgatorio, el Libertador de los vínculos terrenales,
y pon las almas bajo el potente manto de María Santísima,
donde cada alma encontrará un refugio seguro.
O Santísimo Padre, intervén en la parcialidad del juicio terrenal,
sin hundir demasiado al Barco de San Pedro: hazlo fuerte, potente y victorioso,
hazlo regresar a la gloria pasada. 

Te lo pedimos con confianza, sabiendo que lo que Tú prometes, siempre cumples. Amen. >>

Por esa súplica al Padre, querida alma, haré grandes gracias de protección,
y por cada persona que con fe la rezará cada día, Yo salvaré su familia,
aunque las tribulaciones no faltarán,
porque todos deberán darse cuenta de sus decisiones y de las faltas contra la Ley de Dios. Amen.

Cree, Margherita, que esta oración circulará por todo el mundo,
porque junto a Mí que Soy el Padre, en la Voluntad Divina hay la aprobación Trinitaria. Amen.
Te bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, amen.
[Gracias a todo el Cielo, ¡Dios sea bendito ahora y siempre!]

Amen, ¡así sea!, hija, ¡así sea!”